martes, 25 de febrero de 2014

DESPOJOS DEL REC, un proyecto muy interesante

Portada del libro

La idea de publicar una antología de microrrelatos no es nueva. Muchas son las que tenemos a vuestra disposición en Diarium. Lo que hace diferente a DESPOJOS del REC, es que se trata de un proyecto tremendamente participativo donde 70 escritores y 70 ilustradores se han unido para construir un libro que va mucho más allá de lo que es una antología tradicional. 

Sin ánimo de ser una reivindicación, si que explora esa incertidumbre subjetiva que rodea cualquier concurso artístico. En este libro se recogen los mejores microrrelatos (según los 70 autores del libro) que participaron sin suerte en el concurso Relatos en Cadena de la SER. Se trata de 201 microrrelatos que bien podrían haber accedido a esas finales y sin embargo no lo hicieron. En ningún caso decimos que sean mejores que los escogidos en su día por el jurado, pero si decimos que tienen calidad suficiente para haber sido escogidos, siendo conscientes que solo tres de los más de 700 relatos que llegan a la SER cada semana pueden ser escogidos como finalistas.


Hoy os traemos este proyecto al blog de Diarium porque prácticamente podría decirse que nace en Barberà del Vallès y nuestra microlibrería Diarium, de forma indirecta, algo tiene que ver. No en vano Mònica Sempere y Fernando Martínez son los impulsores del proyecto. Miguelángel Flores, director de nuestro club de lectura, participa con sus textos en el libro y está preparando una sorpresa para la presentación que se hará en LA FÁBRICA MORITZ de Barcelona el próximo 17 de mayo. Xavier Blanco, profesor del taller de microrrelatos que dará inicio el 10 de marzo (todavía puedes apuntarte) también incluye tres microrrelatos en el libro y está colaborando en que el proyecto sea un éxito. Xesc López es el tercer Barberense que tendrá representación en el libro. 

El círculo se cierra si añadimos que hemos diseñado la portada y la compaginación del libro en nuestro estudio de diseño gráfico: Studi9.net. 

El proyecto está en fase de financiación y necesita de la colaboración de todo el que esté al lado de la cultura. Para colaborar solo hay que entrar en www.lánzanos.com y escoger una de las sabrosas recompensas que ofrecen.

Diarium al lado de la cultura, al lado del microrrelato.

jueves, 13 de febrero de 2014

Diarium Dixit: Club de lectura de Diciembre


Portada del libro
PRECIPICIOS HABITADOS. MAR HORNO

Asistimos embobados, participantes, conductor y anfitriones, al saludo, casi profesional, que nos hizo llegar Mar desde su Jaén natal. La vimos pasear entre olivos, como una aparición otoñal y literaria. Elegante. Nos deleitó con alguno de sus relatos incluidos en Precipicios habitados. Y lo hizo con ese acento andaluz que tiene ella, sin exageraciones, con ese deje que te convence de que no hay mejor melodía para sus relatos, que esa, la que se mama de Despeñaperros para abajo.


video



Después del vídeo, pasamos a analizar su libro. Y, a través de él, a ella misma; o a lo que de ella hay en el libro. Que siempre es, y no, suficiente. Ahí comenzaron las comparaciones. La comparamos con un color, un animal, un paisaje, una música y una parte de nuestro cuerpo. Hicimos con Mar el segundo SI FUERA de este atípico Club de Lectura.


Los lectores que participaron este día fueron: Antonia G. Lago, Xesc López, Teresa Sempere, Isabel, y tres personas más.

Y como oyentes: Mònica y Fernando, anfitriones de DIARIUM que, con la proximidad de las fiestas nos agasajaron con unos turroncillos y unos sorbos fresquitos de cava.

Y aquí hago un resumen de lo que se dijo, se opinó y comentó de Mar Horno y su Precipicios Habitados.


Mar Horno


SI FUERA de Mar Horno

Si Mar fuera un COLOR, sería:
·      Oro palido
·      Rosa. Porque la mayoría de protagonistas son mujeres.
·      Verde, verde esperanza. Siempre deja esa sensación. De mucha vida.
·      Amarillo  por lo acido. Cítricos.
·      Color cálido. Naranja. De vida.

Si fuera un ANIMAL, sería:
·      Jaguar. Un felino hermoso.
·      Tigre o león. Porque ellos también conservan su instinto salvaje. Ella conserva los propios y sabe conservar los de los demás.
·      Un delfín. O un zorro. Libre, pero conservada, sabiéndose protegida.
·      Perro. Es cercano, pero capaz de sacar su instinto primario.
·      Un zorro. Tiene instinto, pero es astuta y preciosa.

Si fuera un PAISAJE, sería:
·      Horizontes con sol y estrellas (por separado, claro)
·      Un cuadro, autorretrato de un escritor, de un escritor antiguo. Porque es muy literaria.
·      Paisaje de mar y olas, una marina en un lienzo.
·      Una llanura. Porque ha sido como pasear sin obstáculos, me ha hecho sentir cómoda leyéndola.
·      La calle de un pueblo. Sí, lo mismo que en cada casa de ese pueblo ocurre algo diferente, así pasa con su libro.
·      Paisaje surrealista. No, post-surrealista.
·      Habitación pequeña acogedora. No es un paisaje abierto. Sus textos contienen muchas cosas. Tienen algo de melancolía, de tristeza.

Si fuera una MÚSICA, sería:
·      Música de castañuelas.
·      La oreja de Van Gogh.
·      Una rumba.
·      Acordes de música antigua. De mandolina.
·      Música Chillout. Porque te transporta sin querer. Y lo hace suavemente.
·      Acordeón, música argentina. Quizá un tango.
·      Instrumental con final de hachazo. Tipo Wim Mertens.
·      Una melodía con cambio brusco.

Si Mar fuera una PARTE DEL CUERPO, sería:
·      Cerebro. No es espontáneo lo que cuenta. Aunque lo parezca, se lo trabaja mucho.
·      Los pies. Porque anda por  muchos escenarios. No habla siempre sobre lo mismo.
·      Los ojos. Por tantas imágenes como da. Es una fuente de imágenes.
·      Corazón. Lo toca mucho escribiendo.
·      El Corazón. Te llega, es muy cercano lo que cuenta, aunque nunca te haya ocurrido.
·      Corazón. Es muy intuitiva, se deja llevar por él continuamente.
·      Espíritu. Se sitúa por encima para describir desde arriba las escenas que ocurren abajo.
·      Esa parte del cuerpo está fuera del cuerpo. Escribe como si hiciera viajes astrales.

A mí me volvió a sorprender la forma en que la gente se entrega y se divierte con este juego, que no deja de ser un pego. Y me llamó mucho la atención cómo fueron dando brochazos, pinceladas con los pinceles que cada uno traía en su cabeza. Y cómo ese boceto intangible, o casi, que va surgiendo en el espacio que hay entre los tertulianos, sobre la mesa, se va convirtiendo en una imagen cada vez más parecida a esa Mar que yo conozco, a esa que me tiene el gozo por la lectura aprehendido.

Me quedé muy satisfecho al comprender que, está claro, todos los allí presentes pudieron, entonces, disfrutar mínimamente de la verdadera escritora que es Mar Horno.

Gracias, prima (que uno elige), por tu entrega y tu entusiasmo. Gracias a los asistentes y jugadores de esta partida. Gracias, Mònica, Fernando.






martes, 11 de febrero de 2014

Jesus Esnaola y "Los años de lluvia"


Este mes de febrero el libro de microrrelatos recomendado para el grupo de lectura de diarium es “Los años de lluvia” de Jesus Esnaola. Sí, lo he escrito bien, Jesus (sin tilde) Un libro cuya portada desnuda parece no anticipar nada y sin embargo la elección de ese color plano y a la vez profundo, entre el verde y el azul pero cargado de negro, nos muestra el tipo de relatos que vamos a encontrar en su interior. Tengo la suerte de haber escuchado a Jesus (sin tilde) leer alguno de sus microrrelatos y la entoncación melancólica que da a sus textos es como ese azul pizarra.
 

Leí este libro el año pasado cuando salió la primera edición. Guardaba un recuerdo muy bueno de muchos de los micros incluídos en el libro, pero para refrescar mi percepción he decidido aprovechar mi viaje a Málaga (horas de espera en aeropuertos más la adicional del vuelo)  para releerlo. Para poder comentar con cercanía alguno de los microrrelatos, decidí marcar los que más me gustaran. No tenía nada a mano, así que hice algo que odio… doblé la esquina superior de las paginas que lo contenían y al final de la relectura más de la mitad de las páginas del libro aparecen con la esquinita doblada… La conclusiòn es evidente: Disfruté de la lectura de Los años de lluvia, pero aún he disfrutado más de su relectura.

El próximo jueves 20 de febrero en EspaiDiarium sabremos lo que opinan los lectores del grupo de lectura. No quiero extenderme más, así que os dejo con lo que el propio Jesus (sin tilde, aunque en la portada aparezca tildado) nos dice de su libro.



Los años de lluvia

El origen de “Los años de lluvia” es, esencialmente, azaroso. En realidad, si queréis que sea del todo sincero, nunca imaginé que llegaría a publicar un libro. Ni era una meta, ni uno de esos deseos que uno arrastra a lo largo de su vida. Símplemente ocurrió.


En 2008 se me ocurrió abrir un blog para obligarme a escribir. Sé que eso de obligarse a escribir choca frontalmente con la idea romántica de que el verdadero escritor escribe por necesidad, siente una pulsión interna que lo lleva a escribir de una forma casi enfermiza, que nada ni nadie puede hacer nada por evitarlo. Bueno, no es este mi caso. Me encanta escribir, disfruto enormemente tramando historias, llevándolas al papel, observando la reacción que producen en los lectores. Y ya está. La falta de tiempo, de ideas o la pereza, incluso, me hacían ser muy inconstante. Así nació “El doctor Frankenstein, supongo”. Y también comenzó una época singularmente creativa de intercambio de textos y de opiniones sobre la escritura con escritores de blogs similares al mío, colegas (con el tiempo hasta amigos, algunos) que dedicaban sus esfuerzos a la escritura de microrrelato con una entrega extraordinaria. Y con generosidad. Esta generosidad fue la que me llevó, por primera vez en mi vida, a pensar que las piezas, algunas de ellas, que había ido reuniendo en el blog podrían reunirse en un volumen. Así me puse en contacto con Paréntesis. El resto ya lo conocéis.

Pese a que el primer envío a la editorial ya tenía una ordenación y selección de textos, durante unos meses eliminé algunas piezas, añadí otras y pulí las elegidas aún más de lo que ya estaban. Los libros de microrrelato se leen de una forma muy particular, muchos de los lectores, entre los que me incluyo, lo hacen como si fuera un libro de poesía: abres el libro casi al azar y lees un par de piezas. Es raro que alguien lo lea en el orden propuesto por el autor, y más aún que, además, se lea con una continuidad suficiente como para que haya un poso, un impresión unificadora que sobrevuele todo el libro. Pese a todo, opté por dividir el libro en dos partes, una más fantástica y otra más realista, que de puro subjetivo podría pensarse que son arbitrarias (en realidad hay micros que tanto podían situarse en una como en la otra). En vuestras manos tenéis el resultado.

Lo último que decidí fue el título. En el libro hay un micro que se titula “El goteo de los años de lluvia” y me pareció que era un buen título para el libro, también. Cuadraba con el aliento lírico de muchas de las piezas, hablaba de nostalgia, sentimiento con el que me sentía, y me siento, identificado, y, sobre todo, encajaba a la perfección con el objeto de mi nostalgia, mi Donosti natal, tierra de lluvias. Sin embargo, la longitud del título y que hubiera un texto que se llamara igual no acababan de convencerme. De ahí a “Los años de lluvia” como título definitivo sólo había un paso.

Poco me queda por añadir más que agradecer a Diarium su interés por tener en la librería “Los años de lluvia” y desear que los microrrelatos que incluye os gusten y os hagan disfrutar.

Jesus Esnaola Moraza


Os dejamos aquí uno de los micros incluidos en el libro. 

NIVELES
El nivel del agua llega hasta las rodillas de los niños que juegan al fútbol en la plaza con naranjas caídas de los árboles. Alcanza el nivel del agua las barbas del abuelo, enredadas en el humo espeso, gris, que nace en la cazoleta de la pipa que ya fuera de su padre y forma columnas inverosímiles que se elevan como un recuerdo olvidado. Sube el agua, su nivel, por las escaleras del ayuntamiento en un fluir contra natura que sumerge al alcalde, ya ahogado en pena, derrotado por el progreso, incapaz de detener la construcción de la presa.

Cubre el agua, siempre el agua, la torre de la iglesia cuya campana, mecida por la corriente, esculpe ondas en la superficie con sus leves, sordos tañidos.


Si queréis disfrutar de este estupendo libro, podéis encontrarlo en DIARIUM.

Título: Los años de lluvia.
Autor: Jesus Esnaola Moraza
Editorial: Paréntesis
Edición: 2012
Precio: 12,00€

jueves, 6 de febrero de 2014

Diarium dixit: Club de lectura de Noviembre


PARTÍCULAS EN SUSPENSIÓN. Lola Sanabria
Portada del libro


Una vez visto el saludo que Lola no hizo llegar y saboreado la lectura en persona y exclusiva de sus micros, desde allí, desde el Caribe, pasamos a describirla y analizar su libro y, a través de este, a ella. A compararla. A compararla con un color, un animal, un paisaje, una música y una parte de nuestro cuerpo. Hicimos con Lola un SI FUERA.

Los lectores que participaron este día fueron: Antonia G. Lago, Xesc López, Teresa Sempere, Isabel, Lourdes, Blanca Pérez, Esther, Lula y dos personas más.

Y como oyentes: Manuela, amiga de una sobrina de la homenajeada y Mònica y Fernando, anfitriones de DIARIUM

Así quedó la cosa. Intentaré plasmar tal cual el dibujo que, con la aportación de todos, consiguieron esbozar de la Sanabria y sus Partículas en Suspensión.

Lola Sanabria
SI FUERA de Lola Sanabria

Si Lola fuera un COLOR, sería:
· Lila-Violeta.
· Azuloscurocasinegro (todo junto) y brillante.
· Amarillo claro. Claro porque no es llamativo, es suave.
· Un color oscuro
· Azul oscuro
· El violeta, que representa a la mujer y su mundo.
· Marrón.
· Marrón. Igual define un hermoso paisaje, como el estiércol.
· Azul oscuro.

Si fuera un ANIMAL, sería:
· Una gacela.
· Un roedor. Igual un colibrí con dientes, o un escorpión alado
· Golondrina. Porque es un ave que cada año vuelve a su nido. Y creo que ella vuelve a su infancia.
· Un oso. Porque es fuerte y peligroso, pero dan ganas de achucharlo.
· Un gato.
· El Caballo. A pesar de que aspira y anhela ser libre se ve obligado auna especie de cautividad.
· Un felino.
· Un pájaro. Cualquiera. El que vuela alto y también el que se posa en las ventanas.
· Incisiva. Avispa, abeja.

Si fuera un PAISAJE, sería:
· Un bosque dorado en otoño.
· Un campo de trigo sin trigo, recién arado. Con un pozo de agua muy hondo.
· Foto de un pueblo pequeño, nevado e incomunicado, por la mayoría de micros sobre infidelidad.
· El mar. Porque es inmenso. Con acantilado.
· Un bosque en otoño, fuerte, duro.
· Pequeños lugares, pueblos, en los que todo el mundo se conoce.
· Arbustos y maleza que impiden el paso.
· Mar, dunas y vegetación. Como una playa de Tarifa donde todo convive.
· Un paisaje bucólico.

Si fuera una MÚSICA, sería:
· Una Nana
· Mozart. Podría ser un bolero e, incluso, un tango
· Salsa. Porque me imagino a una escritora alegre, fuerte y muy activa.
· Jazz. Su prosa suena a jazz.
· Heavy Metal, incluyendo las baladas.
· Música antigua, barroca. Porque vivían i se formaban insumisos al mundo y la sociedad que les rodeaba.
· Música de percusión (insistente).
· Banda sonora, sin letra, sin pretensión de resaltar, pero imprescindible (no sonaría demasiado fuerte).
· Flamenco.

Si Lola fuera una PARTE DEL CUERPO, sería:
· Los ojos, la mirada.
· Estomago e intestinos. Podría ser un puño con guante de seda.
· Los brazos. Porque veo a mujeres que siempre luchan, sea por sentimientos, violencia, machismo o maltrato.
· Los pies. Porque te llevan a todas partes.
· Vísceras, corazón  y pulmones.
· El puño, ya que apela a un sentimiento que a pesar de todo uno no debe resignarse.
· El órgano genital femenino.
· La piel, sin duda.
· El corazón.

Por mi parte añadir, que me sorprendí enormemente al escuchar pequeñas descripciones, detalles o aspectos de Lola, de boca de gente que lo único que saben de ella es lo que pone en la solapa del libro que se han leído. Me sorprendió eso y que la gente haya acogido este pego mío con tanta aceptación y disponibilidad.

Gracias de nuevo a Diarium, Mònica, Fernando. A los asistentes y, por supuesto, a Lola Sanabria por involucrarse y dejarse involucrar en este juego de niños para grandes.